Bruselas Metro
blog_bruselas_portada_tu_experiencia

Recorrer los lugares que visitamos a veces resulta complicado, bien puede ser que su tamaño sea enorme o quizá porque su sistema de transporte resulte caótico o insuficiente; en otros sitios a veces pasa justo lo contrario, son tan pequeños que recorrerlos a pie o en bicicleta es una solución recomendada.

En el caso de Bruselas ninguna de estas situaciones ocurre pues, comparada con las grandes urbes, la capital de Bélgica es una ciudad media, con poco más de dos millones de habitantes, y su sistema de transporte urbano está bien interconectado, con el Metro como columna vertebral, así que utilizarlo es la opción recomendada para el viajero que gusta conocer los sitios desde la perspectiva de la gente que ahí los habita, de modo que, si no tienes inconveniente, conozcamos Bruselas ayudados por este medio, pero antes, hagamos algunas precisiones para no dar ‘palos de ciego’.

Entre las ventajas de utilizar el Metro destacan que es una manera rápida de moverse por la ciudad, sobre todo, si lo que queremos es visitar sitios de interés apartados, como es el caso del Atomium.

Funciona sin interrupciones, desde las 5 de la mañana y hasta la medianoche. Los niños menores de seis años viajan gratis y lo mejor es la comodidad y rapidez de su servicio.

Entre las ventajas de utilizar el Metro destacan que es una manera rápida de moverse por la ciudad, sobre todo, si lo que queremos es visitar sitios de interés apartados, como es el caso del Atomium. Funciona sin interrupciones

 

Costo y rutas del Metro de Bruselas

Los boletos están a la venta en los quioscos de prensa y en las propias terminales y tienen varios costos: si sólo harás un viaje, éste te costará 2.10 euros, pero si lo adquieres con antelación éste te costara 2.50 euros; ahora bien, si compras para cinco viajes el precio es de 8 euros, para 10 serán 13 y para viajar todo el día 7.50 euros, éstas dos últimas opciones serán las recomendadas en caso de que pases uno o dos días aquí. No hay torniquetes, pero debes validar el boleto antes de entrar pues si te topas con un inspector y no lo has hecho te puedes hacer acreedor de una multa, y no queremos eso, ¿verdad?

Y en cuanto a las líneas, aunque se considera que consta de seis líneas diferentes, en realidad son cuatro rutas de Metro y dos de Metro ligero (en realidad se trata de tranvías). Por el centro de Bruselas corren las líneas de dos en dos; es decir, podríamos decir que en realidad sólo hay tres líneas.

Las rutas 1 y 5 recorren la capital belga de este a oeste, en ellas podremos llegar al Parque de Bruselas y al Palacio del Cincuentenario, en tanto que las 2 y 6 son circulares, ésta última llega hasta Brupark, donde se encuentra el Mini Europe y uno de los sitios icónicos de la ciudad, el Atomium. Apoyarte con un mapa de las líneas te será de gran utilidad para que no tengas contratiempos en tu paseo.

Entre las ventajas de utilizar el Metro destacan que es una manera rápida de moverse por la ciudad, sobre todo, si lo que queremos es visitar sitios de interés apartados, como es el caso del Atomium. Funciona sin interrupciones

Lugares a visitar en Bruselas

Para llegar al Centro Histórico de Bruselas lo mejor es tomar la línea 5, que tiene una parada en la Gare Centrale (aunque valga aclarar que varias líneas pasan por esa zona de la ciudad), por lo que nos quedará a un paso la Grand Place, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, con sus edificios emblemáticos, como son las casas de los gremios, la Maison du Roi, la Maison des Ducs de Brabant, Le Piegeon y, su atractivo principal, el ayuntamiento, también conocido como Hotel de Ville.

Otro inmueble que tienes que conocer es su majestuosa catedral, un edificio de estilo gótico cuya construcción empezó en el siglo XIII, pero no fue sino hasta bien entrada la pasada centuria que se elevó su categoría a catedral. ¡No te pierdas conocer su interior! Así admirarás su púlpito tallado en madera de estilo barroco, las enormes vidrieras que la adornan, así como su órgano monumental.

Recorrer los lugares que visitamos a veces resulta complicado, bien puede ser que su tamaño sea enorme o quizá porque su sistema de transporte resulte caótico o insuficiente; en otros sitios a veces pasa justo lo contrario, son tan pequeños que recorrerlos a pie o en bicicleta es una solución recomendada.

 

Manneken Pis, emblema de la ciudad

A unos pazos de la Grand Place podrás encontrar uno de los mayores símbolos de Bruselas, la estatua del Manneken Pis, que data de 1619 y representa a un niño orinando en una fuente. Como dato curioso, te platico que tiene un guardarropa de poco más de 800 prendas, las cuales usa de acuerdo con la fecha o celebración de la que se trate. Por cierto, también hay una versión femenina, Jeanneke Pis, que podrás admirar en un callejón ubicado en dirección contraria al Manneken Pis, también muy cerca de la plaza principal.

Recorrer los lugares que visitamos a veces resulta complicado, bien puede ser que su tamaño sea enorme o quizá porque su sistema de transporte resulte caótico o insuficiente; en otros sitios a veces pasa justo lo contrario, son tan pequeños que recorrerlos a pie o en bicicleta es una solución recomendada.                     

Atomium y Mini Europe, Línea 6 del Metro, estación Heysel

Por la línea 6 llegarás hasta la estación Heysel, de donde podrás salir hacia otro de los íconos de Bruselas, Atomium, enorme estructura de 100 metros de altitud que representa un átomo de hierro ampliado 165 billones de veces y que fue construido con motivo de la Exposición Universal de Bruselas en 1958.

No obstante que en un principio fue muy criticado, hoy es uno de los distintivos de la capital belga; quizá te convenga ‘guardar’ un poco de hambre para visitar el restaurante que se aloja en una de las esferas del Atomium para que, al tiempo que admires las vistas panorámicas de la ciudad que es posible lograr aquí, disfrutas la gastronomía local y alguna de las cervezas que dan fama mundial a Bélgica; por cierto, te tenemos un tour especial para este último fin.

Aquí mismo se halla Mini Europe, un parque inaugurado en 1989 donde podrás admirar unas 350 maquetas hechas a escala 1/25 de los principales monumentos de la Unión Europea; por cierto, puedes combinar la entrada a las dos atracciones.

Otros interesantes lugares te esperan a las afueras de las estaciones del Metro de Bruselas, de modo que, si tienes tiempo, apóyate en tu mapa y ¡lánzate a disfrutar de la capital de las cervezas, los cómics y los chocolates!

Y si no te gusta batallar, aquí tienes la opción perfecta.

 

 

 

Información sobre el Artículo
Bruselas Metro
Bruselas Metro
Entre las ventajas de utilizar el Metro destacan que es una manera rápida de moverse por la ciudad, sobre todo, si lo que queremos es visitar sitios de interés apartados, como es el caso del Atomium.
Editor
Tu Experiencia
Logo

Comentarios

Deja un comentario