Desde Bruselas: Ruta por la región de Valonia
palaciojus

Has planeado tu viaje a Bélgica y tienes días disponibles para conocer más que su capital, Bruselas y sus ciudades más conocidas, como Brujas y Gante, que recorrerás en este tour, pero este país, que se divide en tres regiones principales: Flandes, al norte; Bruselas, en el centro del país, y la Valonia, al sur, tiene mucho más que ofrecerte y por eso te proponemos que realices esta ruta, la cual te llevará de Bruselas a conocer varios de los sitios más emblemáticos de Valonia.

Qué te parece salir de la Grand Place o Grote Markt de Bruselas, a estas alturas suponemos que ya hiciste un recorrido por la ciudad, pero si no, infórmate de los sitios más emblemáticos de la capital belga y arma un tour por los lugares que quieres conocer sí o sí y contrata este paquete. Ahora sí, vámonos hacia la francófona Valonia, una región accidentada y boscosa que baña el río Mosa en su ruta hacia el Mar del Norte, y que, para mayor comodidad por aquello de las paradas en los sitios que nos puedan parecer interesantes, sería mejor recorrerla en automóvil.

Provincia de Lieja

Salimos de Bruselas por la carretera A-3 y en nuestro camino hacia Lieja, a unos pocos kilómetros encontramos el suntuoso Chateau  de Waleffe, un palacio del estilo conocido como grand siècle, boyante en el siglo XVII; más adelante a menos de 20 minutos, una mole de arquitectura inusitada se nos aparece, se trata del Castillo de Waleffe, el cual, como en las novelas de caballeros, está rodeado de fosos, no hallarás uno similar en toda Europa; cuenta la historia que se erigió en el siglo XIII, aunque su diseño actual, con su capilla al lado, techumbres y torres rematadas con capiteles data de 1550.

Seguimos y, después de recorrer otros 24 km llegamos a Lieja, la capital de la provincia del mismo nombre, el río Mosa ha sido el sustento de esta pintoresca ciudad que fue sede de un principado durante ocho siglos, pero que en 1830 se incorporó al naciente Estado belga. Un excelente lugar para admirar su trazado es la colina de Bueren; desde ahí podrás observar la arquitectura del Palacio de los Príncipes Obispos, muestra fiel –al ser reconstruido una y otra vez– del agitado devenir de esta ciudad, pues el primer edificio, levantado en la Edad Media, fue destruido en 1185, y aunque fue casi de inmediato reconstruido, en 1505 volvió a ser derribado, para en ese mismo espacio levantar el palacio con su diseño actual, una mezcla entre gótico y renacentista italiano.

Y claro, después de recorrer la ciudad es obligado hacer una parada en alguna cafetería para que disfrutes del clásico café de Lieja, un postre que seguro te encantará.

La ruta sigue entre bosques y elevaciones, distinta a las planicies del norte flamenco, en la que al recorrerla podrás divisar castillos y abadías centenarios, con varios lugares que vale la pena visitar si llevas tiempo, como el parque Hautes Fagnes, en Botrange, donde en temporada podrás practicar el esquí de altura, o bien el pueblo que dio nombre a esos establecimientos donde recibes masajes entre calientes aguas, Spa, que ganó celebridad desde el siglo XVIII al ser el preferido de soberanos como Pedro el Grande.

Namur ‘la Puerta de las Ardenas’

Ahora hay que tomar la ruta N-66, para llegar a Durbuy, la ‘ciudad más pequeña del mundo’, le dicen, y es que su trazado medieval en donde predominan las construcciones de los siglos XVII y XVIII encanta a todo el que la visita; si llevas tiempo, aventúrate al rafting en kayak por el río Ourthe, o bien, visita las Cuevas de Hotton, también conocidas como las Cuevas de las Mil y una Noches, muy cerca de ahí.

El siguiente objetivo es Namur, capital provincial y también de toda la región de Valonia, el apelativo de Puerta de las Ardenas, es porque aquí comienza esta zona geográfica que también abarca Luxemburgo y parte de Francia. Aquí un imprescindible es que asciendas a su ciudadela, desde donde se domina todo el paisaje, después no dejes de visitar la catedral barroca de San Albino, donde atesoran el corazón de Juan de Austria, vencedor de la Batalla de Lepanto, la Plaza de Armas, la Iglesia de Saint Loup –también de estilo barroco– el Ayuntamiento, cuya torre fue declarada Patrimonio de la Humanidad, la placita de la Ópera y el Museo Africano, con reliquias traídas del Congo por militares y misioneros belgas en el silo XIX.

A estas alturas del recorrido una excelente cerveza belga se hace necesaria ¿no crees? (en Bruselas toma este paseo, indispensable para quienes gustamos de esta bebida) , y qué mejor que una de la casa, la Blanche de Namur, que ha sido galardonada como la mejor cerveza de trigo. ¡Santé!

Dinant y su peñón

El río Mosa nos guía, para conducirnos a Dinant, a donde llegamos después de sólo unos 20 minutos, lo primero que impresiona al llegar es su macizo rocoso en cuya cima se erige la ciudadela, ésta vigila la ciudad desde el siglo XV cuando la mandó a construir el príncipe-obispo de Lieja; por fortuna, para quienes no están habituados a caminar, hoy es posible acceder a ella por un funicular.

También obligado es conocer su colegiata gótica, con unos vitrales de gran belleza.

Paseo en barco por el Mosa

Finalmente, para darle reposo al espíritu, qué te parece desde Dinant tomar un paseo en barco: bosques, hermosos jardines y farallones en donde se esconden hermosas mansiones y encantadoras abadías te esperan en este recorrido que, si lo haces en pareja, resultará fan-tás-ti-co.

Como te darás cuenta, Bélgica no es sólo Bruselas, Brujas o Amberes que te recomendamos conocer en este tour, su provincia también es un encanto con mucha historia, tómalo en cuenta cuando planees tu viaje a este país.

 

Información sobre el Artículo
Desde Bruselas: Ruta por la región de Valonia
Desde Bruselas: Ruta por la región de Valonia
vámonos hacia la francófona Valonia, una región accidentada y boscosa que baña el río Mosa en su ruta hacia el Mar del Norte, y que, para mayor comodidad por aquello de las paradas en los sitios que nos puedan parecer interesantes, sería mejor recorrerla en automóvil.
Editor
Tu Experiencia
Logo

Comentarios

Deja un comentario